Alimentación para el cabello

Alimentación para el cabello
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Siempre es importante cuidarnos el cabello, más aun en los cambios de estación, donde las temperaturas pueden influir en las apariencias. Para tener un cabello sano es necesario tener una alimentación sana. Es importante ingerir alimentos como azufre zinc, magnesio, selenio.

123939491

Además, igualmente importantes son las vitaminas del complejo B, la biotina y la vitamina A. Por eso,  si ingieres alimentos con estos nutrientes tu cabello crecerá sano y fuerte.

  • El hierro:

Es muy importante para que el ciclo piloso se mantenga. Si existe falta de hierro en la alimentación,  el pelo se caerá más fácilmente y de manera continua. Podrás encontrar hierro dentro de las legumbres, vegetales, espinacas, nueces, frutos secos, proteínas animales, en especial carne de hígado.

  • Proteínas:

Si a tu organismo le faltan las proteínas básicas, tu cabello se verá sin fuerza y despigmentado, fácil de arrancar y sin brillo. Podrás encontrar proteínas en carne, pescado, huevos, lácteos.

  • El zinc:

Si tu organismo no tiene la cantidad de zinc necesaria, tu cabello perderá grosor, volviéndose pálido,  sin brillo y quebradizo. Podrás encontrar zinc en alimentos como espárragos, apio, berenjena.

  • El azufre:

Gracias a este mineral,  tu cabello estará mucho más fuerte. El azufre tiene la capacidad de unir las proteínas que constituyen la fibra. Podrás encontrar este mineral en alimentos como la col, la lechuga, el rábano y las espinacas.

  • El magnesio:

El magnesio es muy bueno para fortalecer  los cabellos frágiles y prevenir la calvicie prematura. Podrás encontrarlo en el aguacate, la alcachofa, la espinaca, plátanos, cereales (avena y trigo).

  • El Selenio:

Se encuentra presente en el ajo, las manzanas, pepinos, las calabazas y la col.

  • Vitaminas:

Las vitaminas que necesitarás para tener un pelo estupendo se encuentran en las del complejo B y la vitamina A. Este tipo  evitará la frecuente caída del cabello. Podrás encontrarlos en alimentos como el hígado y el huevo. Los cereales, trigo, avena, cebada, vegetales, espinaca, brócoli, rábano. Además,  la biotina se encuentra en la soya, la avena, la cebada y el maíz.

Fuente Imagen: Thinkstock

Comparte este artículo