Beneficios de estar embarazada

Beneficios de estar embarazada
Comparte este artículo
Autor: Comentar

¿Quién dijo que estar embarazada es un problema? Todo lo contrario. Si bien hay dolores físicos y trastornos anímicos, también hay algunos cambios que son curiosos y no le provocan tantas molestias. Algunos de ellos son:

Una mejor vida sexual: quizás y es muy probable que la mujer embarazada junto a su pareja descubra una nueva faceta sexual. El hecho de estar embarazada le proporciona la ventaja de tener un aumento en la sensibilidad del clítoris y la vagina, debido al flujo sanguíneo en esa zona. Otro de los motivos es que puede llegar a sentirse más conectada con su pareja ante el hecho de ser futuros padres.

Estará más bella: esto ocurrirá durante el tercer trimestre. Notará que el pelo se pone más grueso y brilloso y que las uñas de las manos y pies crecen más rápido.

Mucha más energía: en el segundo trimestre de embarazo va a tener más energía, se sentirá con ganas de organizar y limpiar la casa para que todo esté listo cuando llegue el bebé.

Pocas veces sentirá frío: la mujer embarazada, por lo general, tendrá calor a todas horas. Lo aconsejable es que beba agua para hidratarse, durante todo el día y que esté atenta a los cambios que va afrontando su cuerpo.

Aumentará el talle del zapato: las razones por las que esto ocurre es porque los pies se inflaman debido a la retención de líquidos. También la mujer embarazada lleva un peso extra que puede ocasionar que estos crezcan. El motivo del crecimiento se genera por las hormonas, que son las encargadas de reparar al cuerpo para el parto. De esta manera generan que las articulaciones de los pies se dilaten.

Menos memoria: la mujer embarazada tendrá que soportar la disminución de la memoria, pero por un corto período. Un estudio norteamericano demostró que las mujeres embarazadas suelen ser más olvidadizas que las que no lo están. Incluso dicho estudio dio a conocer que las madres olvidadizas son las que sufren más ansiedad durante la gestación.

Imagen: rehogo

Comparte este artículo