Bolsas en los ojos: causas y tratamiento

Bolsas en los ojos: causas y tratamiento
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Si hay un problema estético que cada vez afecta a más personas son las bolsas que aparecen debajo de los ojos. Es un pequeño hinchazón que alcanza su punto máximo cuando nos levantamos por la mañana.

105774735


Tanto sus causas como su tratamiento están bien definidos, así que, si quieres saber por qué se producen y acabar de una vez con ellas, nosotros te damos unas cuantas pistas.

Entre las diferentes causas por las que pueden aparecer bolsas en los ojos, está la retención de líquidos. Ésta es la causa más común. Al levantarnos,  la retención de líquidos es mayor, puesto que tener el párpado cerrado y sin actividad da lugar a este tipo de problema.

Para evitar las bolsas por este motivo, masajea la zona por la mañana nada más levantarte. Si tienes una crema antibolsas será mucho más efectivo, así como si aplicas un poco de frío con alguna mascarilla de las que se guardan en la nevera. El frío del producto consigue activar la zona y así, eliminar la hinchazón de forma más rápida.

Otro de los motivos por los que se producen estas bolsas es la mala alimentación. No llevar una alimentación sana y baja en frutas o verduras, favorece a una mala circulación de la sangre y, por lo tanto, a la aparición de las bolsas.

Para evitarlo, come fruta y verdura a diario. La sal tampoco es buena consejera, puesto que ayuda a la retención de líquidos de la que te hablábamos antes.

Además de estos remedios, puedes utilizar cremas cosméticas especializadas. El inconveniente es que suelen ser caras, por lo que también puedes optar por soluciones más naturales. Una de ellas es la de colocar rodajas de pepino sobre los ojos cerrados. Otra solución es la emplear antifaces fríos que se guardan en la nevera o el congelador.


Por último, si el motivo de las bolsas es genético, entonces tan sólo podrás recurrir al maquillaje y la cirugía estética. La operación que se realiza se denomina blefaroplastia y se divide en dos pasos: liposucción y lifting. Ahora que ya sabes las causas y los tratamientos posibles, ¡plántale cara a las bolsas!

Fuente de la imagen: Bienestar180.com

Comparte este artículo