Cómo aplicar la mascarilla en la cara

Cómo aplicar la mascarilla en la cara
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Los excesos perjudican nuestra piel. Llevar una vida ajetreada, tener mucho estrés, fumar, consumir alcohol, no hacer deporte… todo ello puede pasar factura a la piel de tu rostro. Por este motivo de vez en cuando debes mimar tu piel y hacerle alguno de los siguientes tratamientos.

78653040

Se trata de desprender de la piel todas las impurezas que se han ido acumulando con el paso del tiempo. Una buena mascarilla te ayudará a conseguir que tu cara vuelva a estar resplandeciente. Hace poco tiempo que he descubierto una mascarilla de la marca Malin+Goetz que me ha ido genial. Gracias a sus propiedades destoxificantes está indicada para todo tipo de pieles. Contiene agentes limpiadores y oxigenantes que en 5 minutas arrancarán la suciedad y el maquillaje. También eliminan eficazmente la grasa.

Otra ventaja de la mascarilla es que previene la deshidratación a través de una barrera física. Pero no todo es limpiar, también hay que cuidar y mimar la piel. Con extracto natural de almendras, esta mascarilla me deja la piel calmada y equilibrada. Otros ingredientes que tiene son: glicerina, sodio, y escaleno, conocidos por sus propiedades hidratantes. Para reafirmar cuenta con el pantenol y la soja. Como antioxidantes  están los extractos de té verde y la vitamina E.

Cómo utilizarla:

Te recomiendo que para hacer una mascarilla te tomes tu tiempo. Aunque sea del tipo “express” debes tener en cuenta que es mejor establecer un ritual y saber que te vas a dedicar al menos media hora a cuidarte. Lo primero es que limpies tu cara con los productos habituales. Tras secarla suavemente procede a aplicar la mascarilla. Para unos buenos resultados tienes que ser generosa, no escatimes y aplica una capa gruesa de producto. Déjala actuar durante 5 minutos aproximadamente o lo que indique el prospecto.

Dependiendo de su composición te darás cuenta de que está haciendo su efecto: puede ser que la espuma desaparezca. Retira con un pañuelo de celulosa o aclara tu cara con agua y vuélvelo a secar.  Después aplica tu serum o crema habitual para lograr mejores resultados.

Fuente Imagen: Thinkstock

Comparte este artículo