Conoce tu tipo de piel:Tipos

Conoce tu tipo de piel:Tipos
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Es muy importante conocer el tipo de piel que posee cada pesona, para poder adaptar el tipo de tratamiento más adecuado, ya que cada una  posee diferentes características y necesita unos cuidados distintos.

El tipo de piel se determina genéticamente y se puede dividir en piel normal, piel grasa, piel seca, piel mixta y piel sensible.

Conoce tu tipo de piel. Tipos

Piel normal

La piel normal posee una textura suave y lisa y tiene un equilibrio adecuado entre el componente  graso y el contenido de humedad; es una piel elástica y flexible y la menos problemática de todos los tipos de piel. Los poros son muy pequeños y apenas visibles,  y la piel no suele desarrollar manchas e imperfecciones, además de poseer una buena circulación, por lo que suele aceptar un tratamiento suave.

Piel grasa

La piel grasa posee una excesiva producción de sebo,  haciendo que la superficie de la piel se muestre grasosa y con brillos; es una piel propensa a los puntos negros, al acné y a la aparición de manchas. Generalmente las zonas más afectadas, son las mejillas, nariz y frente, que muestran los poros muy dilatados. Este tipo de piel necesita ser limpiada en profundidad diariamente, aunque a diferencia de la piel seca, no es propensa al envejecimiento, ni a las arrugas.

Piel seca

La piel seca tiene una apariencia  escamosa, seca y apretada, con tendencia al envejecimiento y es propensa a padecer arrugas y líneas de expresión, debido a que esta piel no puede retener humedad  y a una incapacidad de producir grasa por las glándulas sebáceas. La piel seca muestra problemas en climas fríos y envejece más rápido que la piel normal o grasa; necesita de una protección constante, con mascarillas naturales y un buen tratamiento hidratante, tanto de día como de noche.

Piel mixta

Este tipo de piel es muy común y tiene parches  según la zona de la cara, tanto grasa como seca. La zona T – frente,  nariz y barbilla- es grasa y el resto -mejillas y áreas alrededor de los ojos y la boca-, es seca, cada una de ellas necesita un tratamiento adecuado para su problema. Las zonas grasas necesitan una limpieza profunda y las zonas secas, una hidratación completa.

Piel sensible



Este tipo de piel tiene una textura fina, con tendencia a la sequedad, inflamación y a la irritación con facilidad, y es muy sensible a los cambios climáticos; suele desarrollar áreas rojizas y escamosas, con tendecia al picor, siendo la piel más problemática de todas. Las personas con piel sensible deben evitar los productos con  perfumes, o ingredientes químicos que puedan irritar la piel y necesitará de un estudio independiente para encontrar el tratamiento más adcuado.

Fuente Imagen: african_fi/sxc.hu


Por:
Etiquetas:
Categorías: Destacados
Comparte este artículo