Hábitos saludables frente al sol

Hábitos saludables frente al sol
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Ahora que llega el buen tiempo, nuestra piel se ve más expuesta a la acción de los rayos solares. El sol es fuente de salud pero también puede causar problemas muy graves si no nos protegemos adecuadamente. Por eso, es fundamental que conozcas los hábitos más saludables para que puedas tomar el sol disfrutando al máximo.

sol

Preparar nuestra piel para la llegada del verano es indispensable si queremos evitar las consecuencias de una exposición al sol sin protección. Tras meses cubiertos de ropa y en los que probablemente no hemos sido constantes con la hidratación, el primer paso es una buena exfoliación que elimine las células muertas y permita un bronceado uniforme.

El siguiente paso es elegir una crema bronceadora con fotoprotección adecuada a nuestro tipo de piel. La falsa creencia de que si usamos una crema con un índice más bajo de lo que debemos nos permitirá broncearnos antes es muy peligrosa, ya que lo único que conseguiremos es quemarnos antes. Sé precavida y usa los factores correctos.

Cuando vayas a tomar el sol, aplícate una generosa capa sin olvidar zonas como las orejas, axilas o cuello al menos media hora antes de ir a la piscina o a la playa.

Renueva la aplicación cada vez que tomes un baño o una ducha ya que se elimina en el agua y quedarás desprotegida y en general, cada dos horas.

Evita exponerte al sol en las horas de máxima intensidad, esto es de 12 de la mañana a las 4 de la tarde. El sol es especialmente peligroso en ese periodo de tiempo y es cuando más quemaduras se producen.

Ve aumentando paulatinamente el tiempo que tomas el sol. No tengas prisa en ponerte morena. Es mejor ir poco a poco pero segura que lamentar luego consecuencias desagradables. Con quince minutos para empezar es bastante.

Fuente de la imagen: vassiliki

Comparte este artículo