Limpiar las brochas de maquillaje

Limpiar las brochas de maquillaje
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Limpiar las brochas de maquillaje puede ser una tarea que resulte tediosa. Pensar en días de inutilización de esta herramienta de belleza mientras se seca, así como el temor a que no quede como estaba originalmente, son las principales barreras para no llevar a cabo este trabajo rutinario.

Sin embargo, es importante deshacerse de los miedos y mantener limpias las brochas, dado que entre otras cosas, pueden provocar irritaciones y alergias en la piel. Estas últimas pueden producirse con motivo de los productos acumulados y el tiempo que pueden mantenerse en la brocha, perdiendo su estado de conservación.

brochas


Para limpiar este tipo de aplicador de polvos y colorete, pueden utilizarse productos específicos y remedios caseros. En cuanto a estos últimos, utilizar un recipiente con agua y un poco de jabón, es todo lo que se necesita, aunque no siempre el resultado es bueno, funcionando mejor en bases de polvo. Se recomienda utilizar este truco únicamente en pelo artificial, dado que el pelo natural puede estropearse al utilizar este tipo de jabón.

Con respecto a la utilización de productos específicos, existen diferentes opciones en el mercado. Las opiniones para cada tipo de limpiador son distintas en función de los usuarios, ya que para gustos, como dice el dicho, colores. En todo caso, las opciones más conocidas son:

  • Ben Nye: el más pequeño, de 59 ml, ronda los 12 euros.
  • M.A.C: unos 12 euros por 235 ml. Recibe muy buenas opiniones y es uno de los más vendidos.
  • Sephora: 60 ml por unos 6 euros, la opción más económica para introducirse en este tipo de productos.

Parece que de las tres opciones, la de M.A.C es la que más satisface, aunque de Sephora gusta su difusor. Ahora solo queda probar y elegir la mejor opción de forma personal. En todo caso, la aplicación siempre se realizará del mismo modo. Se debe utilizar papel de cocina, aplicar en él el producto y pasar la brocha hasta que quede limpia, secando después de limpiar con papel de cocina y dejar varios días al aire.

Con todo ello, mantener las brochas durante más tiempo en perfecto estado y evitando problemas en la piel, es más fácil.

Fuente Imagen: Paeonia*

Por:
Etiquetas:
Categorías: Maquillaje
Comparte este artículo