Limpieza de cutis profesional

Limpieza de cutis profesional
Comparte este artículo
Autor: Comentar

limpieza cutis

Estar espléndida siempre, es el deseo de toda mujer. Para ello, el cuidado de nuestra piel es de vital importancia. Diariamente estamos expuestas a una gran cantidad de substancias que se acumulan en nuestro rostro, haciéndolo susceptible a todo tipo de agresiones. La limpieza de nuestro rostro es el primer paso para lucir una piel saludable y joven.

Existen dos tipos de limpieza de cutis, una es el  que diariamente realizamos antes de ir a dormir  y la otra es  hecha por  un especialista . Hoy hablaremos de la segunda y veremos sus pasos  y beneficios.

La limpieza de cutis hecha en gabinete es un procedimiento no agresivo. Tiene como objetivo eliminar las células muertas, comedones (puntos negros) y mejorar el aspecto general de la piel.
El tratamiento comienza con la indicación por parte del dermatólogo de cremas específicas para preparar la piel. Éstas se aplicarán unos 20 días antes de realizar la limpieza de cutis.

El procedimiento de limpieza lleva unos 50 minutos y podemos dividirlo en 4 etapas:

  • Pulido: Se trata de una higiene que se realiza con emulsiones específicas para cada tipo de piel.
  • Extracción: Se aplica una crema abrasiva, que preprara la piel, elimina las capas superficiales y ablanda los comedones. Una vez hecho esto el especialista hace lo que se llama extracción, retirando todas las impurezas y células muertas.
  • Descongestión: Una vez que ha concluído el denaje, se aplican productos para descongestionar la piel -pueden ser en crema o gel-
  • Nutrición: Este último paso es sumamente importante, porque nutre la piel. Se realiza por medio de máscaras que a la vez descongestionan el rostro, contienen colágeno y vitaminas A y E.

Una vez concluído el tratamiento la piel se ve  y se siente diferente, mucho más fresca y lozana .
La frecuencia con la que puede hacerse esta limpieza depende de la indicación del profesional y teniendo  en cuenta siempre  el tipo de piel.

La piel seca, casi no tiene impurezas, suele ser tirante y luce opaca y deshidratada.
La piel grasa, es gruesa con poros dilatadaos, una superficie húmeda con buena hidratación.
La piel mixta: es grasa en la llamada zona T del rostro y más seca en las mejillas.

Diariamente se debe cuidar la piel con productos específicos. Pueden ser en crema o gel, pero lo importante es que sean hipoalergénicos o libres de aceites para evitar la formación de comedones.
Los tres pasos fundamentales que se deben realizar a diario son: limpieza, tonificación e hidratación.

La salud y bienestar  de nuestra piel es fundamental por ello es importante cuidar de ella en forma adecuada.

Por:
Etiquetas: , , ,
Categorías: Cosméticos, Especiales, General
Comparte este artículo