Maquillaje para primavera

Maquillaje para primavera
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Inauguramos el mes de marzo con las temperaturas más bajas de las que hemos vivido en febrero, pero no por ello, menos ilusionados con que la primavera está cada vez más cerca. Hoy, os preparamos para maquillarse para la primavera.

La luz en primavera cambia y por tanto, la forma de maquillanos también debe cambiar o evolucionar hacia un modo más natural.

La primavera trae consigo altas temperaturas y soleados días, lo que afecta también a nuestro carácter y a nuestro hábitos rutinarios. Por ello, hoy en el blog de belleza, le dedicamos un apartado especial para el maquillaje que nos debemos poner en primavera.

Aunque después, cada marca de cosméticos, trata de crear sus propias tendencias y modas respecto al maquillaje intentando así que cada persona se familiarice con la determinada marca.También las principales revistas temáticas como, Cosmopolitan o Vanity Fair,tratan estos temas.

De todas formas hay unos principios básicos, que hay que empezar a cambiar cuando llega la primavera.

Lo primero que hay que conocer, es que el maquillaje base debe ser al menos, un tono más claro que el que utilizas en invierno. En primavera generalmente se debe pintar menos la cara, especialmente por la luz natural que se contempla en los días primaverales.

Por eso, también puedes optar por no usar, si tu piel es morena, maquillaje base. Además, otro de los consejos es que el colorete sea acorde con el resto del maquillaje y con el tono de tu piel.

Si tienes la tez morena, el colorete puede ser rosado, en cambio si tu piel es pálida, lo mejor será que optes por un rojizo o color teja.

Los ojos también son una parte importante del maquillaje facial para esta primavera, los tonos tierra son los más utilizados y sobretodo te aconsejamos que no abuses de los tonos eléctricos ni oscuros como el negro o el azul.

Es importante que cuando comiencen las buenas temperaturas, se nos vea el rostro de una forma natural y comencemos a potenciar lo que queramos explotar de nuestro rostro, sin abusar de los colores ni caer en la superficialidad.

Comparte este artículo