Mascarilla casera para el cutis que aporta luminosidad

Mascarilla casera para el cutis que aporta luminosidad
Comparte este artículo
Autor: 1

En muchas ocasiones, la piel  grasa suele tener brillo y para ello,  se recomiendan ciertas mascarillas con objeto de   rebajar  la sensación de brillantez,  pero también es cierto,  que el rostro que tiene la piel seca o normal tiende antes a perder su brillo natural, por lo que se recomiendan ciertas mascarillas para iluminar el rostro y eliminar la sensación de palidez.

Mascarilla casera para el cutis que aporta luminosidad

Para preparar la mascarilla, necesitarás aceite de sándalo -que lo puedes adquirir en una tienda naturista o herboristería-, aceite de almendras. Éstos aceites se mezclan  con un poco de leche  dos veces por semana, dando un suave masaje al rostro, lo que aportará luminosidad; con esta mascarilla casera podrás darle brillo al rostro y reavivar la piel, eliminando la palidez y aportando un toque luminoso.

Otra mascarilla que también aportará luminosidad al rostro es la siguiente: Elige unas fresas frescas o frambuesas maduras, lávalas bien y haz un puré suave con ellas, que no sea muy  espeso, y aplícala  sobre el rostro durante  media hora; al cabo de ese tiempo,  lava tu piel con agua fría y verás como la piel,  se verá más descansada , además de,  dar color y reavivar el rostro.

Para dar brillo, vivacidad e iluminar la piel en pieles normales, es recomendable la mascarilla siguiente:  colocar 1/4 taza de agua caliente  en un recipiente y disolver en ella una cucharada de miel, 1/2 cucharada de levadura y tres cucharadas de aceite de soja;   mezcla   todos los ingredientes que has añadido  y, poco a poco,  comienza  a añadir  cinco cucharadas de avena hasta que consigas una pasta homogénea con una consistencia más bien espesa.

Una vez conseguida la consistencia adecuada,  aplícala sobre el rostro y sobre las zonas de piel que quieras beneficiar con esta mascarilla. Aplica  la mezcla  con movimientos circulares, y déjala  actuar  durante  al menos 15 minutos. Después,  enjuágate las zonas tratadas  con abundante agua tibia; verás como tu rostro se ve más hidratado y cargado de luminosidad.

Imagen de: vanidadfemenina

Comparte este artículo
  • avatar
    anonimo

    muy buena la pagina