Recetas caseras para exfoliar la piel

Recetas caseras para exfoliar la piel
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Para mantener nuestra piel limpia y libre de impurezas, lo más adecuado es realizar tratamientos exfoliantes a menudo. Estos últimos puedes llevarlos a cabo en centros de estética o en tu propia casa.exfoliar la piel

Además, tienes la alternativa de utilizar productos cosméticos o hacerlos tú mismo. Las recetas caseras pueden dar muy buenos resultados, siempre y cuando des con los ingredientes acertados. Nosotros te damos unas cuantas ideas con leche, avena, azúcar moreno, miel… ¿Preparado para empezar?

¿Sabías que el café puede ser un perfecto exfoliante? Sólo tienes que agregar un poco a una crema limpiadora. Para aplicarla después, deberás humedecer el rostro y hacer movimientos circulares para que se impregne bien la piel. Cuando la hayas dejado reposar unos 15 minutos, lávate la cara con abundante agua tibia.

Y si el café es un buen ingrediente para conseguir una crema exfoliante, la leche y la avena no se quedan atrás. Así que, mezcla dos cucharadas de leche en polvo, media taza de avena molida y una cucharada de maicena. A continuación, deberás agregar agua hasta formar una pasta. Aplícala después de dejarla reposar un minuto. No te olvides de retirarla con agua.

cafe para exfoliar la piel

Seguro que en alguna ocasión has oído hablar del azúcar como un buen exfoliante. En este caso, te proponemos que utilices el azúcar moreno con una crema limpiadora, y después, con el rostro húmedo, apliques la mezcla con suaves movimientos circulares.

¿Te gusta la miel? Pues es momento de combinarla con avena para utilizarla como exfoliante. Mezcla un cuarto de taza de avena con una cucharada de miel y, con el rostro húmedo aún, aplícala y déjala actuar durante unos 15 minutos, antes de quitarla con agua tibia.

Por otro lado, si quieres quitar durezas o cualquier otra zona del cuerpo, mezcla un cuarto de taza de sal de mar y un cuarto de taza de aceite de coco o de aceite de oliva. Después, masajea bien el cuerpo con la piel húmeda y continuación, aplica agua tibia y sécate con una toalla.

Comparte este artículo