Recibir el sol en su justa medida

Recibir el sol en su justa medida
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El sol es un elemento imprescindible para la vida, ya que además de tener la capacidad proporcionar alegría y hacernos sentir a gusto, nos motiva a realizar paseos, salir con amigos a comer, ir a la playa y a tener vacaciones divertidas. Sin embargo, resulta paradójico que el mismo sol que disfrutamos sea también el principal causante de muertes por cáncer de piel, y el responsable de considerables alteraciones cutáneas.

tomar sol

Hoy día, quizás dejamos de lado los problemas que trae el sobreexponernos al sol por querer estar más bronceadas y por intentar que el color de la piel sea más oscuro, sin tener presente que con la exposición, y la aplicación de productos estamos atentando a nuestra salud por el simple hecho de querer estar más bellas.

Es importante tener en cuenta que los rayos solares son necesarios para nuestro organismo ya que promueven la vitamina D que es imprescindible para evitar los problemas óseos, sin embargo se necesita tan solo de un paseo de 10 minutos cada tres días para obtener la dosis necesaria de esta vitamina. Te contaremos un poco cómo tomar el sol en su justa medida encontrando un equilibrio para lograr estar bronceada sin atentar a tu salud.

Estar bronceada sin atentar a tu salud

Para lograr los efectos nocivos de la exposición solar lo primero que tendrás que hacer es elegir un protector adecuado, y para ello en primer lugar, es necesario conocer nuestro fototipo cutáneo en una visita a nuestro dermatólogo. El fototipo son unas reglas muy simples acerca de nuestro tipo de piel, cabello y la capacidad de bronceado.

Qué tipo de fotoprotector debes usar

Para saber qué tipo de fotoprotector debes usar lo primero que tendrás que ver es que tenga un amplío espectro UVA y UVB eso quiere decir que tenga la capacidad de proteger a ambos tipos de rayos, quienes no solamente son los causantes de quemaduras sino que además pueden llegar a lograr envejecimiento prematuro y cáncer en la piel.

Además del fotoprotector, deberás tener en cuenta que esté compuesto por protección frente a radicales libres, que generalmente se encuentran en la vitamina E y C, así como puedes apoyarlo con el simple hecho de incluir alimentos que contengas éstas vitaminas.

Para finalizar verifica siempre que tu protector solar tenga fotoestabilidad, que se trata de que los filtros químicos no pierdan su efecto ante los rayos del sol.

Comparte este artículo