Refining contra la celulitis

Refining contra la celulitis
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El Refining es un método quirúrgico muy efectivo para eliminar la celulitis, la obesidad y la flacidez localizada, mediante sencillas y concretas cirugías y en una sola sesión. Puede ser utilizado en cualquier parte del cuerpo: abdomen, cintura, caderas, muslos, rodillas y glúteos.

cirugía estética

Se trata de una revolucionaria técnica de cirugía estética, que se está aplicando en las principales clínicas especializadas del mundo. Es innovadora, porque a pesar de ser una intervención quirúrgica, es muy precisa, poco traumática y de mínima invasión. Puede realizarse tanto a hombres como a mujeres que hayan culminado el proceso de desarrollo, siempre que no exista ninguna contraindicación.

El Refining reúne un conjunto de técnicas, que reducen tanto el tiempo de la operación como el de la recuperación. La intervención se realiza con anestesia local, dura una o dos horas, no necesita suturas, el paciente no requiere ser hospitalizado y pude seguir con su vida normal al otro día mismo.

Con estas técnicas el cirujano accede a las zonas que el paciente desea modificar, a través de mínimas incisiones que no dejan cicatriz visible. El tratamiento consta de tres etapas en las que el cirujano identifica el problema, lo analiza y calcula los pasos a seguir para solucionarlo.


Primera etapa: Se busca conocer el estado general de las zonas a intervenir, por medio de un escaneo corporal, que realiza un minucioso análisis de los tejidos que soportan la piel. Así se localiza la profundidad y se calcula la cantidad de grasa a extraer. Esto hace mucho más sencillo el proceso.

Segunda etapa: Se diluye y extrae la grasa localizada con un aparato de alta precisión, que se introduce bajo la piel, mediante una incisión muy pequeña que no requiere puntos de sutura. Una vez retirado, por la misma incisión, se instala una sonda que emite ondas de alta frecuencia que disuelven la grasa, convirtiéndola en una especie de gelatina, que se extrae a través de una bomba de succión.

Tercera etapa: Por último, para mejorar el aspecto de la piel se realiza un masaje con un aparato que mueve y presiona las zonas afectadas, dándoles firmeza y tonicidad Además, se aplica una sesión de electroterapia y rayos infrarrojos, para minimizar la inflamación del área tratada. De esta manera, el postoperatorio se reduce significativamente.

Comparte este artículo