Soluciones para venitas y rojeces del rostro

Soluciones para venitas y rojeces del rostro
Comparte este artículo
Autor: Comentar
Tener la piel del rostro perfecta es el objetivo de toda mujer. Sin embargo, no son pocos los factores que ponen obstáculos para que así sea. La aparición de venas pequeñas y rojeces en la cara se deben a diversos motivos, como el frío, los desequilibrios hormonales, el estrés, los cambios bruscos de temperatura y alimentos picantes, entre otros. En especial, las pieles claras y las más sensibles, son las que sufren este tipo de antiestéticas marcas en la piel. Las zonas más comunes en las que suelen aparecer son las mejillas y la nariz. Para prevenir su aparición, aunque no existe en la actualidad un tratamiento, puedes tomar una serie de precauciones y cuidados. Entre otros, protege tu rostro de los cambios bruscos de temperatura. 134196749 También deberás evitar los cosméticos demasiado agresivos, tales como los exfoliantes profundos, puesto que éstos afectan al grosor de la piel. Ésto lo que hace es que sean más visibles las venitas y rojeces. Además, las comidas copiosas, picantes y el alcohol, son grandes enemigos, así que evítalos siempre que sea posible. Son elementos que pueden provocar cambios bruscos de la temperatura corporal, por lo que influirán en la aparición de la cuperosis. En el caso de que, a pesar de tomar las precauciones y cuidados necesarios, tu piel siga teniendo estas afecciones, te recomendamos que acudas al dermatólogo, con el fin de que te aconseje una crema especial para tu rostro. Otra solución que hay en la actualidad es el láser, que puede reducir visiblemente las venitas y rojeces del rostro. Aunque es considerada como la última alternativa, si ninguno de los tratamientos que has probado funciona, es posible que debas probar éste. Eso sí, si te decides por este último, asegúrate de que la clínica cuenta con los permisos necesarios y que en ella trabajan profesionales de estética homologados para este tipo de tratamientos. Fuente de la imagen thinkstock
Comparte este artículo