Tipos de mascarillas faciales

Tipos de mascarillas faciales
Comparte este artículo
Autor: Comentar

En el mercado se encuentran una gran variedad de mascarillas faciales, podemos elegir la que más nos convenga según sea nuestra piel y según sea el resultado final que busquemos. El resultado suele ser bueno pero pongamos atención a sus componentes si tenemos algún tipo de alergia.

mujeres-WEB

Cuándo utilizar las mascarillas faciales.

La contaminación, el cansancio, el estrés, la deshidratación, el exceso solar, y el paso del tiempo son determinantes para que nuestra piel vaya sufriendo un deterioro progresivo y prematuro. Para prevenir y atenuar estos efectos, a parte de realizar una limpieza a conciencia diaria, es bueno que periódicamente se apliquen tratamientos con cremas faciales, según sea nuestra piel y el tratamiento que consideremos para aplicar.

Qué mascarillas usar

En más de una ocasión nos hemos planteado qué tratamientos faciales usar, hay diversos tipos que son los siguientes:

  • Mascarillas exfoliantes
  • Mascarillas  hidratantes y nutnientes
  • Mascarillas purificantes
  • Mascarillas limpiadoras profundas
  • Mascarillas para tratamientos especiales
  • Mascarillas para la regeneración de la piel
  • Mascarillas para prevenir o paliar los procesos inflamatorios
  • Mascarillas con efecto protector de los rayos ultravioletas solares
  • Mascarillas de aromaterapia.


Los componentes de las mascarillas suelen ser arcillas, fangos,  y productos marinos como las algas y las sales, todos ellos son productos naturales tratados en laboratorios.

Fabricar una mascarilla casera

Si  preferimos construir las mascarillas con productos caseros, una buena mascarilla de limpieza del cutis se puede hacer con una cucharadita de miel, unas gotitas de limón, un poco de yogurt y azúcar.

Se extenderá por la cara excluyendo los ojos, la boca y la nariz. Tras hacer la mezcla se pondrá el contenido en un recipiente de cristal para mantener en el frigorífico. Podremos echar la mezcla ayudándonos de las yemas de las manos y extendiéndola con masajes circulares por la cara, suavemente.

Transcurridos unos minutos y procurando no mover los músculos de la cara mientras la crema esté extendida, retiraremos la mascarilla con agua tibia.  El resultado será el de una piel suave, brillante y tersa.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales, General
Comparte este artículo