Uso terapéutico del ají picante

Uso terapéutico del ají picante
Comparte este artículo
Autor: Comentar

La Capsaicina es un compuesto químico cuyo nombre IUPAC es 8-metil-N-vanillil-6-nonenamida que se encuentra presente en los ajíes o pimientos picantes. No todos los pimientos son picantes y existen muchísimas variedades de ellos: desde el pimiento común o morrón que no tiene picor hasta los chiles más picantes que se consumen y cultivan en algunos países, en especial México. Pero en casi todo el mundo se consumen a diario comidas con aderezos picantes.

La capsaicina es la responsable del sabor picante de los ajíes mientras que la piperina es quien otorga el picor a la pimienta y la allicina al ajo. Incluso existe una escala de picantesconocida como escala de Scoville, donde se clasifican los pimientos según su contenido en Capsaicina.

La Capsaicina tiene propiedades que van más allá de despertar el sabor, la capsaicina tiene Propiedades terapéuticas muy interesantes:

* Acción anticancerígena: Ultimamente nos inundan las propuestas anticancerígenas pero en este caso podemos señalar una diferencia. La capsaicina tiene acción directa sobre la célula tumoral generando la apóptosis celular (muerte de la célula cancerosa sin dañar a las demás células benignas) porque tiene la característica química de poder unirse a las proteínas mitocondriales de la célula maligna. Esta propiedad todavía está en estudio.

* Acción analgésica. La capsaicina se está utilizando en forma terapéutica en la farmacología del dolor. Sus ventajas como antiinflamatoria están bien fundamentadas y se utiliza actualmente en el tratamiento tópico de:

Neuropatía diabética, neuralgia postherpética (herpes zóster), alergias, artrosis y psoriasis.

Aparentemente, la capsaicina tiene una respuesta inmediata estimulante al comienzo que resulta terminar luego en una respuesta “anestésica” del dolor.

Además de estas propiedades, el consumo de ajíes en forma moderada suele ser nutritivo porque estos aportan al organismo una buena dosis de vitamina C, vitamina A, potasio y calcio.

En la tradición mexicana su uso está muy arraigado con fundamentos encontrados, hay quienes lo consumen pero creen que tanto picante les hace mal y hay quienes lo consumen porque es bueno y “evita la entrada de microorganismos”.

Imagen:Luza

Comparte este artículo